La compañía, que está inmersa en una batalla legal con el magnate, instó a sus accionistas este mes a que den luz verde a la operación.

Twitter ha convocado para el próximo 13 de septiembre una votación para que sus accionistas voten la compra de la red social por parte de Elon Musk, el fundador de Tesla con el que la compañía mantiene una batalla legal después de que este decidiera echarse atrás en el acuerdo de compra por un valor de 44.000 millones de dólares (43.340 millones de euros al cambio actual).

La empresa estadounidense lo ha anunciado en un comunicado enviado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores de EE UU (SEC). Según el documento publicado, Twitter invita a sus accionistas a participar en una reunión «especial» el citado día a las 10:00  horas local a través de una teleconferencia para aprobar o no la compra según los términos acordados el pasado abril.

«Se le pedirá que considere y vote sobre una propuesta para adoptar el Acuerdo y el Plan de Fusión con fecha del 25 de abril de 2022 (…) También se le pedirá que considere y vote sobre una propuesta para aprobar la compensación que Twitter pagará o podría pagar a sus funcionarios ejecutivos designados en relación con la fusión», ha detallado la compañía en el escrito.

Según lo acordado por las partes, el multimillonario empresario pagaría 54,20 dólares por cada acción de Twitter, lo que representaba una prima del 54% con respecto al 28 de enero, cuando Musk empezó a comprar acciones de Twitter, y del 38% respecto al precio de cierre del 1 de abril, el último día de negociación antes de que Musk anunciara que había comprado el 9,2% de la plataforma social por 2.900 millones de dólares (2.600 millones de euros).

La junta directiva de Twitter instó a mediados de este mes a sus accionistas a dar luz verde a la operación explicando que sería el último paso para cerrarla, aunque citó también que eso depende del «litigio pendiente», según recuerda Efe. 

La batalla legal se puso en marcha a principios de este mes, cuando Musk trasladó a Twitter que renunciaba a la compra, argumentando que la red social no le estaba proporcionando información veraz sobre el número de cuentas falsas y bots de las plataforma. El 13 de julio, Twitter respondía con una demanda a Musk en el Tribunal de Delaware para obligarle a cumplir con el acuerdo de compra original y acusó al magnate de «criticar a la empresa, alterar sus operaciones y destrozar el valor para los accionistas». 

Tras pedir la red social un juicio acelerado para zanjar la crisis con Elon Musk, y acceder a ello el tribunal después de que Musk pidiera retrasarlo hasta febrero de 2023, el juicio tendrá lugar el próximo octubre. 

Twitter asegura que su negocio se está viendo dañado por las maniobras y comentarios del fundador de Tesla. La semana pasada, en la presentación de resultados trimestrales de la red social, esta culpó de su recorte de ingresos al magnate y a la caída de la publicidad digital. Sus ventas cayeron un 1,1% en el segundo trimestre, hasta los 1.176,6 millones, mientras aumentan sus costes. La compañía perdió 270 millones, frente a las ganancias de hace un año de 65,5 millones. 

Fuente: cincodias.elpais.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here