Mercedes-AMG One. La tecnología de Fórmula 1 pisa la calle.

0
35

Hoy 1 de junio de 2022 la compañía de Affalterbach cumple 55 años de historia. Y no se les ha ocurrido nada mejor para dejarnos boquiabiertos que presentar al mundo entero su esperado Mercedes-AMG One. Una criatura que encierra la más avanzada tecnología, desarrollada en el mundo de la Fórmula 1.

Han pasado cerca de cinco años desde que fuera presentado el Mercedes-AMG Project One. Una auténtica bestia que ahora se ha convertido en una realidad. Lo primero que llama la atención es que esta criatura mantiene el diseño exterior de aquel prototipo. Además esconde una avanzada mecánica híbrida que deriva directamente del mundo de la competición. Y por cierto, dicha mecánica eroga un total de 782 kW de potencia (1.063 CV).

El Mercedes-AMG One es casi calcado al Mercedes-AMG Project One

Mercedes-AMG One. Imagen estática exterior.

A nivel estético el impresionante Mercedes-AMG One se ve casi calcado al prototipo que llevamos conociendo desde 2017. De aquel bólido conserva hasta la toma del aire integrada en el techo, la aleta central, las rejillas activas sobre las aletas delanteras, las puertas con un particular sistema de apertura, un inmenso alerón activo… Cierto es que los ingenieros de Affalterbach han revisado zonas como el labio que hay sobre las luces traseras LED y su difusor también se ha modificado. En esta pieza se han colocado unos terminales de escape triples que se inspiran en la Fórmula 1. Otros cambios son las cubiertas que cubren el motor y unos retrovisores modificados.

Los cambios más evidentes en el exterior de este Mercedes-AMG One de producción son sus llantas. Fabricadas en aluminio forjado, presentan una cubierta aerodinámica fabricada en fibra de carbono. Estas han sido concebidas directamente para el superdeportivo alemán. Y en el caso de que el cliente lo quiera, estos ofrecen de forma opcional unas llantas forjadas en magnesio que lucen un diseño biónico patentado y una cubierta también aerodinámica.

Llantas monotuerca de magnesio y neumáticos ideados por Michelin

Mercedes-AMG One. Imagen detalle llanta.

Estas siempre tienen bloqueo central, 19 pulgadas delante y 20 pulgadas detrás. Michelin ha desarrollado para el Mercedes-AMG One unos neumáticos Pilot Sport CUP 2R en medida 285/35 R19 delante y 335/30 R20 detrás.

El avanzado sistema de aerodinámica activa que ha sido desarrollado para el Mercedes-AMG One presenta tres configuraciones diferentes llamadas Highway, Track y Race DRS. La primera de ellas ha sido concebida para un uso general. Por ello se cierran las aletas delanteras y el alerón posterior se mantiene oculto. Por su parte en el modo Track se ajustan diferentes componentes para ofrecer hasta cinco veces más carga aerodinámica que en el modo Highway. Para ello incluso baja la altura en 37 milímetros delante y en 30 milímetros detrás.

Finalmente se encuentra el programa Race DRS, desarrollado para minimizar la carga aerodinámica y conseguir altas velocidades. Dicha función se desactiva en cuanto el conductor toca el freno o el vehículo detecta una alta aceleración lateral. Pero es vital para que este Mercedes-AMG One llegue a los 352 km/h de velocidad máxima. Velocidad por otra parte limitada electronicamente.

La mecánica del Mercedes-AMG One deriva directamente de la Fórmula 1

Mercedes-AMG One. Imagen detalle motor.

Debajo de esa carrocería de fibra de carbono también se esconde un avanzado chasis monocasco de fibra de carbono. También se esconde una mecánica híbrida E Performance desarrollada por los ingenieros de Affalterbach. Como resultado son un total de 782 kW de potencia (1.063 CV).

Como se decía desde el minuto uno, este bólido de calle esconde un motor térmico que deriva del utilizado por el equipo Mercedes-AMG en Fórmula 1. Se trata de un 1.6 V6 Turbo debidamente actualizado para ser legal para la calle. Este además cuenta con un turbocompresor eléctrico y se permite el lujo de alcanzar las 11.000 rpm. El solito es capaz de generar nada menos que 574 CV de potencia a 9.000 rpm, lo que da una potencia específica de casi 359 CV por litro.

Junto a este corazón hay nada menos que cuatro motores eléctricos. Uno de ellos está colocado en el propio cigüeñal del vehículo e inyecta 120 kW (163 CV). Otro se ha colocado en el propio turbocompresor eléctrico, que aporta otros 90 kW (122 CV). Para finalizar y para dotar a este Mercedes-AMG One de tracción total 4Matic+, se colocan dos motores eléctricos en el eje delantero, que ofrecen de forma combinada 240 kW (326 CV).

Se conformará con la etiqueta ECO por su autonomía en modo eléctrico

Mercedes-AMG One. Imagen estática frontal.

Los de Affalterbach aseguran que la respuesta del 1.6 V6 híbrido es significativamente más rápida que un V8 atmosférico, gracias a la llegada de ese turbo eléctrico, que sopla hasta 3,5 bares de presión y permite un par motor mucho más elevado a bajo régimen.

En el eje trasero es donde Mercedes-AMG ha colocado una transmisión manual automatizada de siete velocidades. Esta integra un diferencial autblocante y los motores delanteros son capaces de recuperar hasta el 80% durante la deceleración. Esto ayuda a recargar su batería de iones de litio, que tiene una capacidad de 8,4 kWh. Gracias a ello este Mercedes-AMG One también es capaz de poder recorrer hasta 18,1 kilómetros en modo eléctrico. Y es que se puede cargar a una potencia de 3,7 kW. Desafortunadamente no consigue la etiqueta ‘0 emisiones’ en España. Pero si es ECO.

Para sacar el máximo partido a este Fórmula 1 con matrícula, los ingenieros de Mercedes-AMG han ideado seis modos de conducción. Race Safe ofrece un funcionamiento normal, priorizando la entrega de potencia de sus motores eléctricos. Es el modo perfecto para obtener la máxima eficiencia, que se firma en una media homologada en ciclo WLTP de 8,7 l/100 km. Y emisiones de 198 g/km de CO2. Una cifra impensable hace poco para un deportivo con más de 1.000 CV de potencia. Pero ojo, porque en su depósito solo caben 55 litros de carburante.

Seis modos de conducción, tres programas para las suspensiones, tres para la aerodinámica…

Mercedes-AMG One. Imagen movimiento exterior.

El modo Race fuerza el funcionamiento híbrido, obligando al 1.6 V6 Turbo a funcionar de forma constante y salvaguardando la autonomía eléctrica. El programa EV solo hace funcionar sus motores eléctricos, mientras que el Race Plus trabaja en modo híbrido, activa su aerodinámica activa y rebaja la altura libre al asfalto. El programa Start 2 hace trabajar a toda su mecánica para generar la máxima potencia y activa una configuración de chasis más agresiva. Este dicen que solo es indicado para usar en circuito. Y por último se encuentra el modo Individual.

Este Mercedes-AMG One también contempla la función Race Start. Enfocada a ofrecer la máxima aceleración, ten en cuenta que solo demanda 2,9 segundos para acelerar de 0 a 100 km/h. Cifra impresionante, pero no tanto como los 7,0 segundos que requiere para alcanzar los 200 km/h o los 15,6 que demanda para alcanzar los 300 km/h desde parado.

Para que este motor desarrollado inicialmente para la Fórmula 1 cumpla con las normas de emisiones, los ingenieros han tenido que instalar cuatro catalizadores metálicos, dos catalizadores cerámicos, dos filtros de partículas y un silenciador que fabrican en titanio.

La más avanzada tecnología se esconde en este Mercedes-AMG One

Mercedes-AMG One. Imagen estática estudio.

En ese chasis de fibra de carbono es donde se anclan unas elaboradas suspensiones de tipo coilover, las cuales son totalmente regulables. Además presenta los programas Comfort, Sport y Sport+. En este último, además de hacerse más firmes, también rebajan la altura libre al suelo en 37 milímetros delante y en 30 milímetros. Esto también ayuda a optimizar la aerodinámica. Mercedes-AMG también ha desarrollado un sistema que permite elevar el eje delantero para no rozarlo en rampas.

Tras sus cuatro exclusivas y ligeras llantas es donde se esconde un sensacional equipo de frenos. Como no podía ser de otra manera, los cuatro discos son de material carboerámico. Delante tienen 398 milímetros de diámetro y detrás 380 milímetros de diámetro. Y estos discos son mordidos por unas pinzas de seis pistones delante y de cuatro pistones detrás.

Un interior con lo indispensable para disfrutar de la conducción

Mercedes-AMG One. Imagen interior.

Su interior cuenta con lo mínimo e indispensable para disfrutar de la conducción. Aparecen dos sensacionales asientos que se fusionan en el túnel central y que parecen una extensión del propio chasis de fibra de carbono. Estos tienen un respaldo que se puede ajustar en dos posiciones. También de la Fórmula 1 parece recibir su volante, que integra los mandos para las luces y diferentes botones para las funciones rápidas. De forma mecánica permite regular la posición de sus pedales para encontrar la posición de conducción ideal.

Aunque no lo parezca, hay ciertas concesiones al confort en el interior de este Mercedes-AMG One. Muestra de ello es que hay dos puertos USB, dos pantallas independientes de 10 pulgadas (una para el cuadro y otra central), salidas de ventilación, retrovisor digital (no hay luna trasera), tapizado en cuero Nappa y microfibra Dinamica… Y mucha fibra de carbono a la vista.

Los ingenieros de Affalterbach solo van a fabricar 275 unidades del Mercedes-AMG One. Pero no esperes conseguir uno directamente de fábrica, porque todos tienen dueño. Y eso que cada uno se ha adjudicado por 2,6 millones de euros más impuestos.

La primera vez que se pueda ver en vivo este sensacional vehículo será en el Festival de la Velocidad de Goodwood, que se celebra entre los días 23 y 26 de junio. Allí se encontrará con otras maravillas desarrolladas teniendo en el punto de mira la competición y utilizando brillantes motores V12, como son el Aston Martin Valkyrie o el Gordon Murray T.50. Por cierto, estos dos últimos ofrecen versiones específicas que han sido concebidas para usar en circuito, no como este Mercedes-AMG One, creado para deleitarse en carretera y en circuito.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here