Los expertos ya vigilaban de cerca la evolución del patógeno en el continente africano.

La preocupacion por el virus de la viruela del mono no es reciente ni se relaciona solo con los brotes que se salpican hoy alrededor del mundo.

Quizás una de las lecciones que debemos aprender del Covid , es no subestimar ningún virus emergente y, sin alarmar, mantenerla como amenaza latente. Hace ya unos cuatro años, Jordi Reina , jefe de la Unidad de Virología del Servicio de Microbiología del Hospital Universitario Son Espases de Palma de Mallorca, escribió un artículo científico en el que abordó las claves de la reemergencia de casos de la viruela del mono, en principio, en las zonas endémicas.

«¿Deberíamos empezar a preocuparnos por la viruela de los monos?». Bajo este título Reina desgrana cómo la ausencia de vacunación contra la viruela ha impactado en la protección frente a este patógeno emergente. La vacuna «produce una inmunidad cruzada y, por lo tanto, protección serológica frente al virus de la viruela del mono, con el que comparte estructuras antigénicas». Y apunta también que «esta inmunidad parece que disminuye con el paso del tiempo, de modo que en el año 1980 en la RDC [República Democrática del Congo] el 85% de las personas presentaban esta actividad protectora cruzada, mientras que en un estudio realizado entre 2005-2007 solo el 4% presentó tanto frente al virus de la viruela».

La preocupacion por el virus de la viruela del mono no es reciente ni se relaciona solo con los brotes que se salpican hoy alrededor del mundo.

Quizás una de las lecciones que debemos aprender del Covid , es no subestimar ningún virus emergente y, sin alarmar, mantenerla como amenaza latente. Hace ya unos cuatro años, Jordi Reina , jefe de la Unidad de Virología del Servicio de Microbiología del Hospital Universitario Son Espases de Palma de Mallorca, escribió un artículo científico en el que abordó las claves de la reemergencia de casos de la viruela del mono, en principio, en las zonas endémicas.

«¿Deberíamos empezar a preocuparnos por la viruela de los monos?». Bajo este título Reina desgrana cómo la ausencia de vacunación contra la viruela ha impactado en la protección frente a este patógeno emergente. La vacuna «produce una inmunidad cruzada y, por lo tanto, protección serológica frente al virus de la viruela del mono, con el que comparte estructuras antigénicas». Y apunta también que «esta inmunidad parece que disminuye con el paso del tiempo, de modo que en el año 1980 en la RDC [República Democrática del Congo] el 85% de las personas presentaban esta actividad protectora cruzada, mientras que en un estudio realizado entre 2005-2007 solo el 4% presentó tanto frente al virus de la viruela».

Rafael Delgado , jefe del Servicio de Microbiología del Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid, subraya que «antes de nada hay que entender que la viruela del mono o monkeypox es una enfermedad absolutamente excepcional . Y que el problema es que fuera de África, salvo algunos casos relacionados con viajes al continente, no se han descrito casos». E insiste «menos aún provocados por una transmisión entre humanos».

Aquí, en el ensayo científico de Reina también queda reflejada esta idea. «También existen datos que parecen apuntar a que la transmisión interhumana se ha incrementado en los últimos años. Cuando se interrumpió la vacunación frente a la viruela, solo resultaron afectados los miembros más jóvenes de las familias que permanecieron sin vacunar». Es más, apunta que «en el brote de 2013 ocurrido en la RDC la tasa de ataque intrafamiliar fue del 50%».

Delgado recuerda el efecto de la vacuna: «En los años 70, prácticamente los casos de monkeypox en África no se distinguían de los de la viruela humana. Pero fue efectivamente con la erradicación de ésta, que se empezó a diferenciar».

DIFERENTE PATRÓN DE TRANSMISIÓN

El virólogo mallorquín alienta al estudio sobre las formas de contagio. «Debería analizarse de qué forma la transmisión animal-humana (primaria) frente a la interhumana (secundaria) contribuye al aumento de la incidencia de infecciones por viruela símica en humanos. La disminución de la inmunidad frente a este virus podría favorecer un incremento de la transmisión secundaria y la aparición de brotes locales«.

Frente a esto, Delgado recuerda que «este brote es una situación realmente nueva». Porque anteriormente las infecciones de este patógeno se debían a un salto zoonótico, de animal a persona, y «las cadenas de transmisión secundaria [entre personas] han sido muy limitada». El microbiólogo especifica que no «solían ser más de tres o cuatro».

Esto es lo que hace ‘especial’ a este brote. El patrón de transmisión ha cambiado y de ahí la alerta en los organismos sanitarios internacionales. «Porque el virus se ha introducido en algunos entornos donde el contacto físico es muy intenso. Esto ha facilitado un nivel de transmisión que hasta ahora no se había producido», detalla Delgado.

https://public.tableau.com/views/casovirusmono/espaa470?:language=es-ES&:increment_view_count=no&:embed=y&:embed_code_version=3&:loadOrderID=0&:display_count=y&publish=yes&:origin=viz_share_link

Además del control a nivel ecológico del patógeno, Reina menciona ya casi en sus conclusiones la vacuna como herramienta para mantener el virus ‘a raya’ . «Tras la interrupción de la vacunación universal frente a la viruela, la posible emergencia de la viruela del mono reabre la posibilidad de volver a introducirla en los calendarios vacunales, aunque fuera solo en las zonas endémicas «. Tengamos en cuenta que esto era una propuesta hace cuatro años y que hoy lo que se reclama es el uso de la inmunidad artificial para reducir y tratar los brotes entre personas.

Delgado apunta que bajo esta premisa sí estaría justificado su empleo, «así como la administración de antivirales» . Aunque no haya estudios amplios que los avalen, «si existen pruebas de que el uso de medicamentos contra el patógeno acorta los tiempos en los que un paciente es contagioso. Desde un punto de vista de control de la infección en la comunidad, es muy útil «. Como los casos detectados hasta ahora son «en personas jóvenes y sanas, en los que la enfermedad se desarrolla de forma leve, los tratamientos que se ponen son sintomáticos», explica Delgado.

Reina remacha su artículo con una conclusión aplicable a cualquier virus emergente. «Como siempre, la vigilancia y el seguimiento de los nuevos casos nos darán, con el tiempo, la pauta a seguir. Aunque empecemos a preocuparnos, no debemos inquietarnos». Por eso, desde las organizaciones sanitarias ponen el acento y no la alarma en la nueva situación en la que se presenta un viejo virus conocido.

257 casos en 23 países

La Comunidad de Madrid elevó ayer a 75 los casos positivos de viruela símica o viruela del mono en la región, entre ellos el de una mujer que es contacto secundario vinculado a la cadena de transmisión de contagiados. Se estudian, además, otros 46 casos como sospechosos, según fuentes de información de la Consejería de Sanidad.

El Gobierno regional comenzará hoy a realizar las pruebas PCR y secuenciación genómica del virus para determinar la positividad de los casos. Lo hará en cinco hospitales públicos de la región: La Paz, el Gregorio Marañón, el Ramón y Cajal y el 12 de Octubre, así como en el laboratorio regional de Salud Pública ubicado en el Hospital Enfermera Isabel Zendal.

En total, en España se han confirmado 98 casos positivos de orthopoxvirus, mientras que otros 102 casos han dado negativo en las muestras analizadas hasta el momento.

Según los datos recabados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) se han notificado un total de 257 casos confirmados y 120 posibles afectados en 23 países de todo el mundo, aunque el goteo de casos continúa. La región europea es uno de los focos donde más afectados se han detectado.

El pasado sábado Irlanda concedió el primer caso de viruela del mono en el país. Un segundo posible afectado está también pendiente de que los análisis de laboratorio ratifiquen la infección, dijo en un comunicado el Servicio de Salud del país. El pasado sábado Irlanda concedió el primer caso de viruela del mono en el país.

Un segundo posible afectado está también pendiente de que los análisis de laboratorio ratifiquen la infección, dijo en un comunicado el Servicio de Salud del país. El pasado sábado Irlanda concedió el primer caso de viruela del mono en el país. Un segundo posible afectado está también pendiente de que los análisis de laboratorio ratifiquen la infección, dijo en un comunicado el Servicio de Salud del país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here