El impacto del estrés y la actitud vital en el envejecimiento: el poder del mindfulness.

0
53

Entrenar la atención plena se relaciona con la capacidad de ralentizar, incluso revertir, el envejecimiento celular. Y no solo eso, parece que tener una atención musculada interviene también en la sensación de felicidad y bienestar.

Uno de los pilares del enfoque médico integral para una longevidad saludable es el de la salud conductual y neurocognitiva. Más o menos sabemos cómo actuar frente al sedentarismo, los malos hábitos nutricionales, los hábitos tóxicos, los déficits de micronutrientes, la alteración del ritmo vigilia-sueño y el declive hormonal y metabólico. Pero el abordaje del estrés psicológico y ciertos patrones mentales que se relacionan con una mayor propensión a sufrir enfermedades físicas y mentales, así como envejecimiento prematuro, requiere de medidas especiales.

Por suerte, hoy en día existen técnicas para modular el funcionamiento mental y afrontar los problemas cotidianoscon menor repercusión negativa sobre nuestro organismo. Nuestro primer Nobel de Medicina, Santiago Ramón y Cajal, ya lo sostenía hace más de 100 años: “Todo hombre puede ser, si se lo propone, el escultor de su propio cerebro”.

Basándose en esta capacidad del cerebro humano, a finales de los años 70, Jon Kabat-Zinn, fundador y director de la Clínica para la Reducción del Estrés de la Facultad de Medicina de la Universidad de Massachusetts, desarrolló un protocolo de entrenamiento de la cualidad de la atención para sus pacientes de estrés y dolor crónico. Este programa, al que llamó MBSR (Mindfulness Based Stress Reduction) o REBAP en castellano (Reducción del Estrés Basado en la Atención Plena), es el decano de todas las intervenciones basadas en el entrenamiento de la atención plena o ‘mindfulness’.

Numerosos estudios validan los beneficios de la atención plena, por eso se incluye en protocolos médicos para tratar diversas afecciones

Una contribución crucial de Kabat-Zinn fue impulsar desde el inicio los estudios científicos para validar los beneficios y los mecanismos del entrenamiento de la atención. Hace, por tanto, más de 40 años que numerosos estudios vienen validando los beneficios del entrenamiento en la atención plena. Esto ha contribuido a su incorporación a los protocolos médicos para el tratamiento de problemas físicos y psicológicos, dolor crónico y otros síntomas asociados al estrés. Estudios recientes muestran además cómo el entrenamiento en atención plena impactaría positivamente en indicadores de la longevidad a nivel celular, como es la longitud de los telómeros.

Mente, enfermedad y envejecimiento

Los telómeros son los extremos de nuestros cromosomas que los protegen de cualquier daño. Cada vez que una célula se divide, los telómeros se acortan. Con el tiempo, los telómeros se vuelven tan cortos que la célula ya no puede dividirse, entrando en un estado de senescencia replicativa característico del proceso de envejecimiento.

No solo el envejecimiento, sino también sus enfermedades vinculadas, como las cardiovasculares, alzhéimer, párkinson, cáncer o diabetes, están asociadas a un acortamiento telomérico acelerado.

Además, la longitud y la salud de nuestros telómeros aportan una base biológica para entender la relación entre nuestro cuerpo y nuestra mente.

Elizabeth Blackburn, premio Nobel de Medicina en 2009 por su descubrimiento de la telomerasa, y Elissa Epel, catedrática de psiquiatría de la Universidad de California, han estudiado conjuntamente los efectos del estrés a nivel celular.

En su estudio con personas sometidas a estrés crónico proporcionan evidencia de que el estrés psicológico se asocia significativamente con una menor longitud de los telómeros. Por tanto, a nivel celular, el estrés puede promover la aparición más temprana de enfermedades, incluidas las relacionadas con la edad y el envejecimiento en sí mismo.

Según un estudio de Harvard, ciertos patrones mentales, como la mente errante -que divaga y que está proyectada continuamente en el pasado o el futuro- predice infelicidad

Pero no solo el estrés severo tiene impacto en la salud física y mental. La evidencia científica, entre ella una investigación de la Universidad de Harvard, sugiere que determinados patrones mentales, como la mente errante, la mente que divaga y que está proyectada continuamente en el pasado o el futuro, predice infelicidad. Por el contrario, la capacidad de centrar la mente en lo que está sucediendo en el presente predice un estado de bienestar.

En otro estudio con personas sanas y libres de estrés, Blackburn y Epel también observaron que aquellas que reportaron mucha divagación mental tenían telómeros más cortos; es decir, mostraban un envejecimiento prematuro comparadas con aquellas que reportaron poca divagación mental.

Entrenamiento de la atención, el estrés y los telómeros

Blackburn y Epel han investigado además cómo el envejecimiento celular podría ser modulado por el funcionamiento psicológico. Plantean que hay dos estados psicológicos que se oponen entre sí: la percepción de amenaza y la atención plena (mindfulness), con efectos distintos sobre la longevidad celular.

Fuente: elconfidencial.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here