El fabricante ha llamado a revisión a nada menos que 130.000 de sus coches.

No es todo color de rosa en Tesla, pero a que las cosas no le van nada mal a la compañía creada por Elon Musk y que ya es una referencia en el mercado. Según se ha conocido, el fabricante ha tenido que llamar a una buena cantidad de coches a revisión al detectar problemas en el funcionamiento de su pantalla.

Y el problema no es precisamente menos, ya que la intención que tiene Tesla con estos vehículos es por el momento retirarlos de la circulación hasta que se solucione lo que les ocurre. El motivo para ello es que el fallo se considera de ámbito de seguridad, por lo que afecta a su correcto funcionamiento y puede poner en riesgo la seguridad tanto del conductor como del resto de los coches que hay en la carretera.

El problema que se ha detectado

Este tiene que ver con la pantalla que se incluye en los salpicaderos de los coches que fabrica Tesla y que, tal y como apunta la entidad Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA), se calienta en exceso debido a que el control térmico del procesador que se utiliza no es el adecuado. De esta forma, se llega a temperaturas de riesgo, y que el panel deje de funcionar de forma correcta e, incluso, que se apague.

Pantalla interior de un coche de Tesla
Unsplash

¿Y qué gravedad tiene que ocurra esto? Pues más de lo que se puede suponer. El motivo es que acciones como, por ejemplo, que se tenga o no constancia si el freno de mano está puesto; el poder usar las herramientas para desempañar los cristales; e, incluso, el uso de la cámara trasera que hace las veces de retrovisor. Por el momento en EEUU se han llamado a 129.960 coches de la firma, entre los que están los Model S y SUV Model X de 2021 y 2022, junto con algunos Model 3 y Model Y de 2022 -siempre con versiones de firmware específicas-.

Hay dudas respecto a si el problema realmente se debe a un mal funcionamiento de los chips basados AMD Ryzen son los que generan el problema. De ser así, es complicado que se pueda proceder a una sustitución y, de esta forma, la solución sería modificar el firmware del coche para que el control de la temperatura sea el adecuado.

¿Existe una solución por parte de Tesla?

Pues por el momento no, pero la firma norteamericana ha comunicado que creen que todo lo que ocurre se puede solucionar mediante una actualización inalámbrica, por lo que es muy posible que en poco tiempo esta se lance y, sin tener que ir al taller, que todo vuelva a la normalidad. Por lo tanto, todo indica que el software será el gran aliado de Tesla, pero esto todavía está por ver.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here